Fechamiércoles, 30 de noviembre de 2011

La importancia de aprovechar las pequeñas chances

(Foto de Prensa AAT)

Hay que empezar por aclarar lo obvio: España es sin dudas el favorito a quedarse con la Ensaladera. Eso dicho, Argentina puede creer en sus chances. Al fin y al cabo, para quedarse con la serie alcanza con ganar tres puntos, y hay tres puntos que podrían ser ganados.

El primero es el vital encuentro entre Ferrer y Del Potro. Si partimos del convencimiento de que Nadal en polvo de ladrillo, más allá de sus bajones anímicos en la actualidad más reciente, es prácticamente una garantía para España, un triunfo del nº1 argentino es crucial para no terminar el viernes 0-2 en una desventaja prácticamente insalvable. El estado en que llegue Del Potro tras su inactividad será una incógnita, mientras que el español viene de firmar un cierre de año en gran nivel. Tal vez pueda pensarse que a Ferrer el poco tiempo de adaptación al polvo de ladrillo pueda jugarle en contra, pero hay que recordar que ésta es su superficie preferida, aquella en la que obtuvo sus mejores resultados. El historial entre ambos marca un 2-2. Todo esto dicho, me ilusiono igualmente con un triunfo de Del Potro que abra lugar a la esperanza, en su mejor nivel tiene muchas armas para hacerle daño al de Javea.

Como muchas otras series, las posibilidades argentinas tendrán mucho que ver con lo que suceda el sábado en el dobles. Considero que sería una decisión acertada de parte de Vázquez si finalmente se decanta por la estrategia que asoma como más probable: hacer jugar a Mónaco el singles del viernes ante Nadal a fin de reservar a Nalbandian para que haga dupla con Schwank el sábado. El dobles es el punto más débil del conjunto ibérico: su pareja (Feliciano López y Fernando Verdasco) se conoce a la perfección, pero no atraviesa un gran año. En este 2011, de doce partidos que jugaron juntos perdieron diez, incluyendo los últimos siete. Es el punto que Argentina no puede dejar escapar.

Si Argentina llega al último y decisivo encuentro entre Nalbandian y Ferrer con posibilidades (cuidado: sería una sorpresa mayúscula pero no descarto de plano un triunfo de Del Potro ante Nadal), cuéntenme entre los que consideran que el de Unquillo puede seguir acrecentando su leyenda copera. Se me ocurren realmente pocos jugadores a quienes les confiaría la responsabilidad de un quinto punto en una final de Copa Davis antes que a Nalbandian.

En definitiva, España tiene todo a su favor, pero si Argentina no falla en aprovechar las pequeñas oportunidades que se le ofrecen, puede hacer historia logrando finalmente su primera Ensaladera.

Ustedes ¿creen en las posibilidades argentinas o piensan que España volverá a quedarse con la Davis? ¡Los escucho! No se olviden además de seguirnos en Twitter y Facebook